Contacto y localización

Colegio San Pelayo - Emma

Virgen de la Cerca 15-16, Santiago de Compostela. 981.586.101

Contacto

  • Nombre
  • Correo-e
  • Teléfono de contacto
  • Mensaje

Localización


Ver mapa más grande
Virgen de la Cerca 15-16,
Santiago de Compostela
Tlf: 981.586.101

Cómo llegar desde: 

 Recursos para alumnos

Historia

El Colegio San Pelayo-Emma fundado por Doña Emma González Martínez es el resultado de una vida dedicada a la enseñanza abierta a todos, sin limitaciones culturales, religiosas y, sobre todo, económicas. La experiencia personal vivida por Doña Emma en su infancia cuando se vio obligada a abandonar sus estudios primarios en el Colegio de Carmen Peña en Pontevedra porque su familia no podía pagárselos, la hizo especialmente sensible a las personas económicamente mas necesitadas. La propia Carmen Peña evitó que abandonase los estudios proponiendo a Doña Emma continuarlos a cambio de dar clases particulares a sus compañeros. Con tan solo 13 años de edad, Doña Emma comenzó su dedicación a la enseñanza, corría el año 1931.

Su buen hacer docente fue creciendo exponencialmente. Durante su época de estudios universitarios en Santiago de Compostela daba clases a alumnos de cursos superiores al que ella cursaba para poder pagar su estancia en Santiago y sus estudios en la Universidad. Las clases se desarrollaban en la casa donde vivía en Casas Reales nº 20. En pocos años obtuvo el título de Licenciada en Ciencias Químicas por la Universidad de Santiago de Compostela. Las difíciles condiciones en que se desarrollaban esas clases y el gran número de alumnos que tenía llevaron a Doña Emma a plantearse junto a las religiosas benedictinas del compostelano convento de San Pelayo la idea de alquilar y modernizar parte de sus dependencias para crear un colegio donde poder atender a sus alumnos. La idea, bien acogida por las religiosas, consigue por fin dar techo a la vocación de Doña Emma. Para obtener el permiso para fundar el colegio necesitó obtener el título de Maestra y superar un sin fin de dificultades que muy probablemente no se hubiesen podido superar sin la ayuda del Cardenal Quiroga Palacios. Allí, en el año 1950, en unas dependencias del Convento Benedictino de San Pelayo es donde se inicia, reconocido como Colegio por el Ministerio de Educación Nacional, el actual Colegio y el motivo de que su nombre sea San Pelayo.

La incansable labor de Doña Emma y el número cada vez mayor de alumnas que deseaban estudiar en el Colegio llevó a la fundadora a adquirir varios solares y viviendas en la calle de la Tafona y en la Virgen de la Cerca, para poder dar cobijo a todas (muchas de ellas internas) y donde construir un nuevo edificio de su propiedad. Tras 10 años en las instalaciones de las benedictinas, el Colegio San Pelayo cambia su ubicación geográfica para instalarse en el lugar que ocupa actualmente. 1960 es el año en que se inaugura sin pompa, sin aparato publicitario (del que siempre ha sido enemiga Doña Emma) el edificio que alberga a día de hoy al Colegio. En la compostelana Virgen de la Cerca, Doña Emma levanta un impresionante edificio de cinco plantas en el que mete su alma magistral: “esta es mi vida”, comentaba en una entrevista realizada en un periódico santiagués pocos años después de la inauguración. En 1960, 150 alumnas recibían su formación en el femenino Colegio San Pelayo, donde además de las clases ofrecía internado. “Estoy dispuesta a acoger gratuitamente a todas aquellas chiquillas que tengan capacidad y vocación de estudio y no dispongan de medios económicos para cumplir tan hermoso deseo. No es justo que el dinero suponga la muerte de una ilusión”. Hasta 300 alumnas coincidieron internas en el Colegio San Pelayo entre las cerca de 1000 matriculadas.

El prestigio educativo de Doña Emma y del Colegio San Pelayo traspasó las barreras de Santiago de Compostela y alumnas de toda Galicia, de España y de fuera de nuestro país, elegían el Colegio San Pelayo para su formación. Una formación que desde los orígenes del Colegio trató de ser una formación integral del alumno como persona. Desde los primeros años en el Convento de San Pelayo, las actividades complementarias de formación cultural fueron, y siguen siendo, una parte importante en la formación del alumno: ballet, teatro, deporte, conferencias, excursiones culturales por España y Portugal,… Inicialmente se desarrollaban en el Salón Teatro y en el Teatro Principal de Santiago que era alquilado para tal fin y posteriormente en el Salón de Actos del propio Colegio tras abandonar el Convento de San Pelayo.

Con los años por las exigencias de la normativa, el Colegio fue incorporando paulatinamente alumnado masculino en los distintos niveles y abandonando el internado, que no existe actualmente. En el año 2000 el Colegio celebró con gran éxito sus 50 años dedicados a la enseñanza. Miles de alumnos, desde los 3 años hasta alcanzar la Universidad, han pasado por las aulas y la pizarra de Doña Emma, que dirigió con firmeza el colegio hasta los 80 años de edad.

En el año 1999, con los mismos objetivos e ilusiones de su fundadora, asume la dirección Emma Mosquera González, licenciada en Bellas Artes, quien, coincidiendo con la celebración del 50 aniversario, iniciará numerosas reformas y proyectos dirigidos a dotar al centro de nuevos espacios y equipamientos educativos para una renovación e innovación pedagógica adecuada a los nuevos tiempos y continuar mejorando la calidad de la enseñanza.

En el mes de julio del 2009, Doña Emma, fundadora y alma del Colegio San Pelayo, nos dejó a los 91 años de edad. Su espíritu, su ilusión y su ejemplo de entrega a los demás permanecerá siempre entre nosotros para ayudarnos a continuar con éxito la labor que ella comenzó

Año tras año excelentes resultados de nuestros alumnos en la prueba de selectividad, y, sobre todo, el alto grado de satisfacción que nos transmiten padres y alumnos, confirman que estamos en el buen camino.